Caminar pies hacia afuera

Caminar pies hacia afuera

Los pies se giran hacia fuera cuando está tumbado

La desviación de los pies se produce cuando el pie de su hijo apunta hacia fuera en lugar de hacia delante cuando corre o camina. Aunque la desviación de los pies suele ser normal y se corrige por sí sola, hay algunas afecciones graves que la provocan. La excentricidad es mucho menos frecuente que la incentricidad y puede darse en niños mayores. La excentricidad también puede ser hereditaria.
La excentricidad puede deberse a torsiones del hueso de la cadera, del muslo (fémur), de la espinilla (tibia) o del pie. Aunque algunas de estas variaciones son normales, es necesario realizar una anamnesis y una exploración exhaustivas para asegurarse de que no existe un problema más grave.
Contracción de rotación externa de la cadera – Durante el embarazo, las dos caderas del bebé se flexionan hacia arriba y rotan hacia fuera para encajar en el vientre de la madre. Esta posición se conoce como rotación externa de la cadera (los pies apuntan hacia dentro).    Esta contractura de rotación externa presente al nacer suele desaparecer por sí sola cuando el niño empieza a caminar.
Torsión externa de la tibia: es cuando el hueso de la espinilla (tibia) se tuerce hacia fuera. Al igual que la contractura de rotación externa de la cadera, la torsión tibial externa también suele deberse a la posición del bebé en el útero. Sin embargo, a diferencia de la contractura de rotación externa de la cadera, la torsión tibial externa no suele mejorar e incluso puede empeorar a medida que el niño crece. Las férulas, los corsés, los zapatos especiales o la manipulación quiropráctica NO mejoran la torsión tibial externa.

Marcha hacia afuera de los adultos

La marcha hacia afuera, también conocida como “pies de pato”, se produce cuando los dedos de los pies apuntan hacia afuera mientras se camina. Aunque se trata de una afección común en los niños pequeños, que normalmente desaparece con el tiempo, la excentricidad puede desarrollarse o empeorar a medida que se crece. Por suerte, hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar tu condición. Seguramente te estarás preguntando más cosas sobre la salida de los dedos del pie, así que sigue leyendo para conocer las respuestas a tus preguntas más habituales.
El contenido de este artículo no pretende sustituir el asesoramiento, el examen, el diagnóstico o el tratamiento médico profesional. Siempre debe ponerse en contacto con su médico u otro profesional sanitario cualificado antes de iniciar, cambiar o interrumpir cualquier tipo de tratamiento sanitario.

Corrección de pies de pato

Cylie Williams ejerce de consultora en la práctica privada y en una empresa de educación que ofrece formación en podología pediátrica. En el pasado, Cylie ha recibido financiación de la Fundación Australiana de Educación e Investigación en Podología para investigar la marcha de los niños.
Verity Pacey recibe financiación de The Menzies Foundation, Arthritis Australia, Osteogenesis Imperfecta Society of Australia, Rheumatology Health Professionals Association y The Ian Potter Foundation.
Del mismo modo, la marcha hacia afuera puede aparecer desde el pie o la pierna. Un pie muy enrollado o “pronado” puede parecer que apunta hacia fuera. Una pierna también puede girar hacia fuera desde los huesos de la pierna o la cadera.
La flexibilidad de las articulaciones de un niño o la forma en que utiliza sus músculos también puede provocar que el pie se meta o se salga. Una torsión de los huesos es un posible factor que contribuye a la marcha hacia adentro o hacia afuera.
El metatarso aducto es la deformación del pie más común en los niños. En el metatarso aducto, el pie tiene un aspecto curvado o en forma de plátano. En el 95% de los casos, el pie se corrige por sí solo sin tratamiento.

Dedo del pie hacia afuera

La excentricidad describe la posición en la que los pies se giran hacia fuera cuando se camina en lugar de mirar hacia delante. La posición de los pies hacia fuera se denomina a veces “pies de pato”. Como esta posición proporciona estabilidad a los niños en los primeros 6 meses después de empezar a caminar, puede ser una parte normal del crecimiento y el desarrollo. Sin embargo, a veces puede estar relacionada con otras afecciones y/o dolores.
Desde el punto de vista médico, hablamos de la torsión externa (torsión) de la tibia (hueso de la espinilla). La torsión externa de la tibia es la causa de que el pie se tuerza también hacia fuera. La tibia suele girar hacia fuera durante el crecimiento, pero si la causa es la torsión externa de la tibia, el aspecto del pie hacia fuera puede empeorar a medida que el niño crece. A medida que los niños se vuelven más activos físicamente y sus pies soportan más fuerza, pueden ser más vulnerables a desarrollar dolor de rodilla por el síndrome de dolor patelofemoral.
Esto se conoce como rotación externa de la cadera, y suele ir acompañado de cierta contracción de los músculos de la cadera a medida que se acostumbran a esta posición en el vientre. Los músculos contraídos animan entonces a la cadera a permanecer en esta posición de rotación externa. La rotación externa de la cadera suele corregirse por sí sola a medida que los músculos se adaptan a la marcha del niño.