Como aliviar el dolor del juanete

Como aliviar el dolor del juanete

Como aliviar el dolor del juanete del momento

cómo aliviar el dolor de juanetes con un masaje

El dolor de juanetes se alivia fácilmente, aunque es más difícil de resolver. Los juanetes se producen cuando los huesos del dedo gordo del pie se desalinean, haciendo que el dedo cambie de ángulo. El dedo gordo gira hacia el segundo dedo y puede apoyarse por encima o por debajo del dedo más pequeño, ejerciendo una presión excesiva sobre la articulación y empujándola más allá de la forma regular de su pie. Esta lesión tiende a empeorar con el paso del tiempo debido a la presión casi constante que se ejerce sobre los pies al caminar, e incluso puede empezar a brotar en el otro pie. Los juanetes tienen muchas causas. Este problema es frecuente en personas con pies planos o con pies que se enrollan hacia dentro y se alivia fácilmente con diversos métodos caseros.
La mayoría de los casos de juanetes se dan en mujeres. Fíjate en tus zapatos. ¿Tienen los dedos puntiagudos que se estrechan drásticamente con respecto al resto del zapato? Los zapatos puntiagudos y los tacones altos pueden desencadenar e intensificar los juanetes. Llevando un calzado sensato puedes reducir el riesgo de padecer juanetes, y disminuir la presión y la exacerbación de los ya existentes. Los zapatos de piel que permiten mover los dedos, idealmente con puntera cuadrada y tacón ancho y bajo, son ideales para mantener los pies en buena forma. Tus dedos pasarán menos tiempo empujados contra el propio zapato, lo que disminuye la presión sobre el juanete. Si tus zapatos son lo suficientemente amplios, puedes amortiguar el juanete con almohadillas de gel en el interior del zapato. Se recomienda evitar el uso de almohadillas medicinales porque algunas contienen ácido que daña la piel. Las plantillas ortopédicas son otra opción. Pueden corregir la postura y estabilizar la articulación de los dedos del pie para evitar que empeore, y están disponibles para hacerse a medida de tu pie y maximizar la comodidad.

cómo aliviar el dolor de juanetes en casa

Muchas mujeres tienen juanetes, una deformación de la articulación metatarsofalángica (MTP) en la base del dedo gordo. Un juanete se desarrolla cuando el primer hueso metatarsiano del pie gira hacia fuera y el dedo gordo apunta hacia dentro (hacia los otros dedos), haciendo que la articulación sobresalga (ver “Anatomía de un juanete”). El nombre en latín de esta deformación es hallux valgus (hallux significa dedo gordo del pie y valgus significa girado con respecto a la línea media del cuerpo). La mayoría de los zapatos no se adaptan a la protuberancia resultante, por lo que ejercen presión sobre la articulación desalineada. Con el tiempo, la bursa (una bolsa llena de líquido que rodea y amortigua la articulación) se inflama y toda la articulación se vuelve rígida y dolorosa.
El juanete es más probable que se desarrolle cuando los pies susceptibles se aprietan repetidamente en un calzado estrecho y de punta. El dedo gordo del pie empuja contra los demás dedos, a veces pasando por encima o por debajo de ellos. Como resultado, la base del dedo gordo – la articulación metatarsofalángica (MTP) – sobresale o se angula del pie. Para juzgar la gravedad de un juanete, los médicos toman una radiografía y miden los ángulos entre determinados huesos del pie, en particular, el ángulo del hallux valgus (HVA) -el ángulo entre el primer metatarsiano y el dedo gordo- y el ángulo formado por el primer y el segundo metatarsiano, llamado ángulo intermetatarsiano (IMA). El límite superior de la normalidad para el HVA es de 15 grados; para el IMA, de 9 grados.

dolor punzante de juanetes por la noche

Lo único bueno que se puede decir de los juanetes, esas protuberancias óseas que sobresalen en la base del dedo gordo, es que hay mucho que se puede hacer para aliviar el dolor que suelen causar. Los juanetes se desarrollan cuando los huesos del dedo gordo se desalinean, lo que hace que el dedo forme un ángulo hacia el segundo dedo y, a veces, se superponga o se meta debajo de él. Esto ejerce presión sobre la articulación del dedo gordo, empujándolo hacia fuera más allá del perfil normal del pie.
La causa subyacente de los juanetes es genética: La mayoría de las personas con juanetes han heredado pies planos o pies sobrepronados (que se enrollan hacia dentro más de lo normal), problemas que dejan los pies más vulnerables al desarrollo de juanetes. Pero los zapatos con puntas estrechas también pueden desencadenarlos, y los tacones altos -que fuerzan los dedos hacia la parte delantera de los zapatos- agravan el problema. Así que no es de extrañar que el 90% de los juanetes se den en mujeres.
En la mayoría de los casos, el dolor de los juanetes puede controlarse cambiando a un calzado lo suficientemente amplio como para acomodar el juanete y permitir el movimiento de los dedos. La forma más deseable es una puntera cuadrada, pero una redonda es mejor que una puntiaguda. Lo ideal es un tacón bajo (de no más de dos centímetros de altura), pero si el estilo se impone, al menos busca zapatos con un tacón estable y relativamente ancho. Y opta por el cuero suave en lugar de los materiales sintéticos, que hacen que el pie sude y provoque ampollas. “He visto pacientes que han desgastado por completo la piel que recubre el juanete por llevar calzado de materiales sintéticos”, explica la doctora Joan Oloff, cirujana de pie y tobillo de Los Gatos (California), que ha creado una línea de zapatos de alta costura y respetuosos con el pie. Otro punto en contra: los zapatos con costuras en la puntera, que pueden rozar e irritar los juanetes.