Como reducir la tension

Como reducir la tension

Cómo reducir las hormonas del estrés

Cuidar la salud mental y física a largo plazo es una parte importante de la gestión del estrés. Sin embargo, no siempre hay tiempo para echarse una siesta, ir de excursión a un cuatrienio o leer una novela. Por eso, aquí hay 25 formas de reducir el estrés en cinco minutos o menos. Desde comer chocolate hasta meditar, hay una táctica rápida para aliviar el estrés para todos.
1. RespiraLas respiraciones lentas y profundas pueden ayudar a reducir la presión arterial y el ritmo cardíaco. Prueba la respiración pranayama, un método yóguico que consiste en respirar por una fosa nasal cada vez para aliviar la ansiedad. Se supone que esta técnica funciona igual que la acupuntura, equilibrando la mente y el cuerpo.
2. Escuchar música No importa la canción, a veces cantar la letra de un tema favorito hace que todo parezca estar bien. Si estás en un lugar público, escuchar música puede ser una solución rápida para el mal humor. La música clásica puede ser especialmente relajante justo antes de acostarse.
3. Cuando te sientas abrumado o te cueste concentrarte, da un paseo rápido alrededor de la manzana. Obtendrás los beneficios de un tiempo a solas, actividad física y unos minutos para ordenar tus pensamientos.

Cómo reducir el estrés y la tensión

El estrés es una respuesta común a eventos o situaciones difíciles. Un poco de estrés es normal y el estrés en sí mismo no es ansiedad ni depresión. Sin embargo, el estrés grave y continuado puede ser un factor de riesgo si persiste.
Puede estar en riesgo si durante la mayor parte de las últimas dos semanas le ha resultado difícil relajarse, se ha sentido estresado o abrumado, y/o ha sentido pánico o ansiedad. Si este es el caso, controlar sus niveles de estrés debería ser una prioridad.
Los problemas de relación con la familia o los amigos pueden causarle preocupación o estrés. Es importante abordar estos problemas rápidamente, así como desarrollar estrategias de afrontamiento para los conflictos en curso. Habla con un profesional, como consejeros/psicólogos especializados y organizaciones (como Family Relationships Online y Relationships Australia). Para más información, consulta los directorios nacionales de profesionales de la salud.
Perder el trabajo o tener dificultades económicas, como retrasarse en el pago de la hipoteca o de la tarjeta de crédito, son factores comunes que desencadenan la ansiedad y la depresión. Es importante averiguar cuáles son tus opciones. Entre los recursos útiles están los sitios web de empleo (Seek, MyCareer y Australian JobSearch), los servicios de apoyo (Centrelink) y los asesores financieros gratuitos (como Financial Counselling Australia).  Para más información, consulta el folleto de Beyond Blue Cuidarse después de perder el trabajo.

Cómo reducir el estrés en el trabajo

Junto con estas formas de reducir el estrés, añada un estilo de vida saludable -mantener un peso saludable, no fumar, hacer ejercicio con regularidad y una dieta que incluya frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras y grasas saludables- y la presión arterial alta podría ser cosa del pasado.
Inscríbase para recibir consejos para llevar un estilo de vida saludable, con formas de combatir la inflamación y mejorar la salud cognitiva, además de los últimos avances en medicina preventiva, dieta y ejercicio, alivio del dolor, control de la presión arterial y el colesterol, y mucho más.

Cómo aliviar el estrés de una mujer

Todos nos enfrentamos a situaciones estresantes a lo largo de nuestra vida, desde pequeñas molestias como los atascos hasta preocupaciones más serias, como la grave enfermedad de un ser querido. Sea cual sea la causa, el estrés inunda el cuerpo de hormonas. El corazón late con fuerza, la respiración se acelera y los músculos se tensan.
Esta llamada “respuesta al estrés” es una reacción normal ante situaciones amenazantes, perfeccionada en nuestra prehistoria para ayudarnos a sobrevivir a amenazas como el ataque de un animal o una inundación. Hoy en día, rara vez nos enfrentamos a estos peligros físicos, pero las situaciones desafiantes de la vida cotidiana pueden desencadenar la respuesta al estrés. No podemos evitar todas las fuentes de estrés en nuestras vidas, ni queremos hacerlo. Pero podemos desarrollar formas más saludables de responder a ellas.
1. Centrarse en la respiración.  En esta sencilla y poderosa técnica, se realizan respiraciones largas, lentas y profundas (también conocidas como respiración abdominal). Al respirar, se desconecta suavemente la mente de los pensamientos y las sensaciones que la distraen. La concentración en la respiración puede ser especialmente útil para las personas con trastornos alimentarios, ya que les ayuda a centrarse en su cuerpo de forma más positiva. Sin embargo, esta técnica puede no ser apropiada para quienes tienen problemas de salud que dificultan la respiración, como las dolencias respiratorias o la insuficiencia cardíaca.