Corregir hiperextensión de rodilla

Corregir hiperextensión de rodilla

Cuáles son las causas de la hiperextensión de rodilla

La hiperextensión de la rodilla es una lesión común entre los atletas de una gran variedad de deportes. La gravedad de la afección varía en función de la causa de la lesión y del organismo de cada atleta. En la mayoría de los casos, la hiperextensión de la rodilla presentará síntomas evidentes, como hinchazón, reducción de la amplitud de movimiento, dolor agudo localizado e inestabilidad en la pierna afectada.
La hiperextensión se produce cuando la articulación de la rodilla se ve forzada a extenderse más allá de su rango de movimiento normal. En estos casos, se ejerce una gran tensión sobre uno o más de los cuatro ligamentos principales de la articulación de la rodilla:
Las hiperextensiones de la rodilla pueden ocurrirle a cualquiera, pero con frecuencia son el resultado de lesiones deportivas. Los atletas que compiten en deportes de contacto como el fútbol americano, el fútbol o el lacrosse son los más afectados. Otros deportes, como el esquí, pueden hacer que la articulación de la rodilla se desplace repentinamente de su posición y provocar esta lesión.
Cuando un peso o una presión excesivos obligan a la rodilla a extenderse, la articulación puede extenderse más allá de su verdadera amplitud de movimiento, provocando daños en los tejidos blandos, inflamación y posibles desgarros o distensiones del LCM, el LCL, el LCA o el LCP. Las causas más comunes de la hiperextensión de la rodilla son:

Prueba de hiperextensión de la rodilla

Lindsey Elizabeth Cortes (Pfau) MS RD CSSD es una Dietista Registrada y Especialista Certificada en Dietética Deportiva con más de 10 años de experiencia en nutrición y rendimiento deportivo de élite. Lindsey es la propietaria y fundadora de Rise Up Nutrition, que ayuda a los atletas a superar los desórdenes alimenticios para rendir al máximo nivel (www.RunwithLindsey.com). Lindsey también trabaja con atletas universitarios de primera división en una universidad local y tiene contratos con las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y unidades de fuerzas especiales de élite. Ella es una corredora competitiva de distancias de 5k a maratón y es apasionada sobre el uso de los alimentos como combustible para el cuerpo, la mente y el alma.
Las lesiones de rodilla no son divertidas y te dejan fuera de las actividades deportivas o de tu rutina de entrenamiento habitual. Si te has lesionado o si quieres evitar una lesión, entonces puedes probar algunos ejercicios y estiramientos de hiperextensión de rodilla para ayudar a construir o reconstruir la fuerza.
Es importante tener en cuenta que cualquier ejercicio de rodilla hiperextendida que realice, al igual que cualquier programa de ejercicio o rehabilitación, debe hacerse bajo la dirección de un médico o fisioterapeuta, que puede mostrarle cómo hacer los ejercicios correctamente. Esto garantizará no sólo la eficacia, sino también la prevención de nuevas lesiones.

Rodillera hiperextendida

Muchos estudiantes de yoga se sorprenden al saber que las articulaciones pueden volverse demasiado flexibles. Pero en muchas articulaciones, los ligamentos y los tendones desempeñan un papel importante en la prevención del movimiento excesivo; si esos tejidos se vuelven demasiado laxos, la articulación puede moverse de manera que cause daños o prepare el terreno para una lesión. Se dice que una articulación con tal laxitud es hipermóvil, y la rodilla es especialmente vulnerable a este problema. De hecho, esta articulación es más o menos un hueso largo (el fémur, o hueso del muslo) apilado sobre otro hueso largo (la tibia, o espinilla). Los ligamentos y los tendones son lo único que mantiene unidos estos huesos.
La mayoría de las personas son conscientes de la facilidad con la que los tejidos conectivos de la rodilla pueden lesionarse por una torsión. Pero son menos los que saben que la hiperextensión de la rodilla -una apertura excesiva de la parte posterior de la rodilla- también crea una desalineación y unos malos hábitos de movimiento que pueden allanar el camino a la artritis y a lesiones más graves de la rodilla.
Llevando ropa mínima o ajustada para poder discernir claramente la alineación de las piernas, ponte de lado frente a un espejo de cuerpo entero, lo suficientemente lejos como para que puedas ver todo tu cuerpo. En una alineación normal de pie, la pierna forma una línea recta desde el tobillo hasta la cadera, con la rodilla sobre el tobillo y la cadera sobre la rodilla. Sin embargo, si su rodilla está hiperextendida, la pierna parecerá curvarse hacia atrás, con la rodilla detrás de una línea recta imaginaria trazada desde el tobillo hasta la cadera.

Rodillas naturalmente hiperextendidas

La hiperextensión de la rodilla, o si se quiere el nombre científico Genu Recurvatum es cuando su rodilla es empujada más allá de su rango normal de movimiento desde una posición enderezada. La hiperextensión de la rodilla puede causar graves daños y lesiones en el ligamento cruzado anterior (LCA) o en el ligamento cruzado posterior (LCP) y en el cartílago.
Los adultos que se colocan en hiperextensión de la rodilla pueden tener dolor en el espacio poplíteo (Kendall et al. 1993) y dolor patelofemoral. Las personas con hipermovilidad tienen laxitud en los ligamentos de la rodilla y se colocan en la postura genu recurvatum. La rodilla es la articulación más dolorosa en las personas con hipermovilidad de rodilla y el síndrome de dolor patelofemoral es un problema común (Tinkle 2008).
Además, la cinemática normal de la rodilla se ve afectada por la alteración de la mecánica tibiofemoral. En la carga normal de peso, el fémur rueda en sentido anterior y se desliza en sentido posterior sobre la tibia fija, pero en la hiperextensión de la rodilla el fémur se inclina hacia delante, lo que provoca una compresión anterior del fémur y la tibia. Al soportar el peso, las estructuras capsulares y ligamentosas de la parte posterior de la rodilla corren el riesgo de lesionarse y esto, a su vez, puede provocar déficits funcionales en la marcha. Los pacientes con postura genu recurvatum caminan más despacio de lo normal y muchos tienen valores de torsión extensora de la rodilla más altos que los que tienen una postura normal (Kerrigan et al. 1996).