Dolor abductor y cadera

Dolor abductor y cadera

Aductor vs abductor

MétodosCada año, el Instituto Australiano del Deporte (AIS) y la Liga Australiana de Fútbol (AFL) invitan a los 30 mejores jugadores de fútbol de reglas australianas menores de 17 años a un programa de academia no residencial de un año de duración. Durante este periodo, se realizan cuatro campamentos de entrenamiento residenciales en los que se evalúa físicamente a todos los jugadores. En el momento de entrar en el estudio, ninguno tenía lesiones o dolores que les impidieran completar la batería completa de pruebas de agilidad y aptitud física del campamento de reclutamiento de la AIS/AFL.El médico deportivo del equipo instruyó individualmente a cada jugador en el mismo ejercicio específico de abducción de cadera. El ejercicio específico consistió en que el jugador se acostara de lado con la cabeza sobre el brazo inferior y el codo del brazo superior en el suelo frente a su cara (Figura 1). La pierna de abajo se mantiene en línea con el tronco y la de arriba flexionada en la cadera con los dedos del pie colocados detrás de la otra rodilla (Figura 2). Giran la cadera, deslizando la rodilla hacia fuera del cuerpo, de modo que la pelvis se encuentra en la misma pendiente que los hombros. A continuación, manteniendo la posición de la pelvis con respecto a los hombros, abdujeron la cadera levantando la rodilla a 10 cm del suelo (Figura 3) antes de bajar la rodilla al suelo y relajar los músculos abductores. Los atletas fueron grabados en vídeo realizando los ejercicios. Cada atleta recibió comentarios y correcciones personalizadas del ejercicio y una copia de su vídeo.Figura 1

Síntomas de la tendinitis del abductor de la cadera

Los abductores de la cadera (formados por los músculos glúteo medio y glúteo menor) suelen denominarse “manguito rotador” de la cadera. Funcionan para abducir la cadera y también para estabilizar la pelvis mientras se está en posición de una sola pierna (al correr, saltar, pivotar, cortar).
Las lesiones o desgarros del tendón abductor de la cadera se diagnostican combinando los síntomas clínicos (dolor, debilidad) con los hallazgos de la resonancia magnética que indican una degeneración del tendón, un desgarro de espesor parcial o un desgarro completo.
La lesión más común del abductor de la cadera es una distensión muscular debida a una contracción repetitiva o prolongada sin un acondicionamiento adecuado (carreras de larga distancia, ciclismo, natación). En general, las distensiones de los abductores tardan entre 2 y 4 semanas en recuperarse por completo, y el mejor método para prevenir futuras lesiones es realizar los estiramientos y el acondicionamiento adecuados.

Músculo abductor

El desgarro o la rotura del abductor de la cadera se observa con frecuencia en corredores y atletas que practican deportes de alto impacto, como el fútbol o el baloncesto. Puede producirse debido a explosiones repentinas de actividad o a una mala flexibilidad del músculo abductor. Cualquier lesión traumática o por uso excesivo o los cambios degenerativos también pueden provocar un desgarro parcial o completo del músculo glúteo.
Los síntomas incluyen dolor y sensibilidad en la cara lateral de la cadera, que puede agravarse con actividades como correr, subir escaleras, estar sentado o caminar durante mucho tiempo y acostarse sobre el lado afectado de la cadera. Uno de los principales síntomas de la rotura del músculo abductor es el signo de Trendelenburg, es decir, la caída de la pelvis hacia el lado no afectado al no poder soportar el peso de la extremidad afectada.
El diagnóstico de una rotura del abductor de la cadera se basa en la exploración física: la palpación del músculo afectado, la comprobación de la fuerza muscular y la evaluación del patrón de marcha. Algunas pruebas especiales, como la prueba de sentadilla con una sola pierna o un signo de Trendelenburg positivo, confirman el diagnóstico de una rotura del abductor de la cadera. A veces, la resonancia magnética o la ecografía pueden ser útiles para detectar los cambios patológicos del músculo.

Ejercicios para el dolor en el abductor de la cadera

Una bursa es un saco de tejido blando lleno de líquido que actúa como medio de lubricación entre diferentes componentes estructurales de todo el cuerpo. Pueden encontrarse cerca de todas las articulaciones principales del cuerpo, como la rodilla, el hombro y el codo; la bursitis se produce cuando estos sacos se inflaman y causan dolor e irritación a los propios tejidos que tienen la misión de ayudar a moverse libremente.
Hay dos bursas en la cadera: la bursa trocantérica mayor, que recubre el trocánter mayor de la cadera y permite que la banda iliotibial se mueva libremente a través de la prominencia ósea, y la bursa del iliopsoas, que se encuentra cerca de la ingle. Sin embargo, la bursitis trocantérica es mucho más común que la bursitis del iliopsoas, ya que esta bursa tiene más probabilidades de dañarse o lesionarse. En cualquier caso, la bursitis trocantérea y la bursitis del iliopsoas se diagnostican y tratan de la misma manera, por lo que gran parte de lo que se comenta aquí se aplica a ambas afecciones.
La bursitis trocantérea está causada por la inflamación y el daño de las bursas, ya sea por uso excesivo, lesión o procesos de enfermedad comórbidos. Aunque esta afección puede afectar a cualquier persona, es más frecuente en mujeres y en pacientes de edad avanzada. Las mujeres están más predispuestas a la bursitis trocantérica debido a la forma de sus caderas y pelvis. Hay una serie de factores de riesgo asociados a esta afección, como el estrés repetitivo por correr, montar en bicicleta o estar de pie durante mucho tiempo, el dolor lumbar, la desigualdad en la longitud de las piernas, la artritis reumatoide y las intervenciones quirúrgicas previas en la cadera.