Dolor de gluteos y espalda baja

Dolor de gluteos y espalda baja

dolor lumbar en el lado derecho por encima de las nalgas

Cuando se tiene artritis, abotonar una camisa o abrochar un cierre puede ser un dolor de cabeza. También lo es doblar la ropa con las articulaciones doloridas, secarse el pelo o incluso firmar papeles. Pero también hay un dolor real que puede producirse en las nalgas, y que puede estar causado por la artritis.
El glúteo es una zona amplia, con muchas estructuras diferentes en su interior, explica la doctora Claudette Lajam, cirujana ortopédica de la NYU Langone de Nueva York. El músculo gigante de la superficie de los glúteos se llama glúteo mayor. Recubre otras capas de músculo y dos articulaciones importantes: la articulación de la cadera y la articulación sacroilíaca (SI), situada a cada lado de la columna vertebral, que conecta el sacro (base de la columna vertebral) con el ilion (parte superior de la pelvis).
El dolor de nalgas puede indicar un problema en cualquiera de las articulaciones sacroilíacas, la columna lumbar (parte inferior de la espalda), los músculos de la pelvis o cualquiera de esas otras capas, dice el Dr. Lajam, que también es portavoz de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos.

dolor en el centro de las nalgas

La ciática es un término utilizado para describir el dolor irradiado que recorre el trayecto del nervio ciático, que va desde la parte inferior de la columna vertebral, pasando por la nalga y bajando por la parte posterior de la pierna. Se produce cuando el nervio ciático se irrita o se pellizca debido a una serie de problemas en la parte baja de la espalda.
El término ciática describe el dolor irradiado que se desplaza a lo largo del trayecto del nervio ciático, que va desde la parte inferior de la columna vertebral hasta la parte posterior de la pierna, pasando por las nalgas. Ver: Vídeo sobre las causas y los síntomas de la ciática
Hay una serie de raíces nerviosas que salen de la parte inferior de la columna vertebral. Cuando cualquiera de estas raíces nerviosas en cualquiera de los lados de la parte inferior de la columna vertebral se irrita o se pellizca, el dolor puede irradiarse desde la raíz nerviosa hasta el nervio ciático. El dolor puede descender por el nervio ciático, a través de la nalga y bajando por la parte posterior de la pierna hasta el pie y/o los dedos. Suele producirse sólo en un lado del cuerpo.
El dolor es único: a menudo se describe como un dolor punzante y abrasador que se siente en lo más profundo de la nalga y se irradia hacia la parte posterior de la pierna. También se puede sentir entumecimiento, hormigueo o ardor a lo largo del nervio. Algunas personas describen el dolor del nervio como si fuera eléctrico. Por el contrario, los síntomas de la ciática pueden experimentarse como un dolor constante y sordo.

dolor de nalgas al sentarse

El dolor de la articulación sacroilíaca (SI) se siente en la parte baja de la espalda y en las nalgas. El dolor está causado por daños o lesiones en la articulación entre la columna vertebral y la cadera. El dolor sacroilíaco puede simular otras afecciones, como una hernia discal o un problema de cadera. Es importante un diagnóstico preciso para determinar el origen del dolor. La fisioterapia, los ejercicios de estiramiento, la medicación para el dolor y las inyecciones en la articulación se utilizan primero para controlar los síntomas. Puede recomendarse la cirugía para fusionar la articulación y detener el movimiento doloroso.
Las articulaciones SI están situadas entre los huesos ilíacos y el sacro, conectando la columna vertebral con las caderas. Las dos articulaciones proporcionan apoyo y estabilidad, y desempeñan un papel importante en la absorción del impacto al caminar y levantar objetos. Desde la espalda, las articulaciones SI se sitúan por debajo de la cintura, donde son visibles dos hoyuelos.
Unos ligamentos y músculos fuertes sostienen las articulaciones SI. La articulación tiene un movimiento muy reducido para la flexibilidad normal del cuerpo. A medida que envejecemos, los huesos se vuelven artríticos y los ligamentos se endurecen. Cuando el cartílago se desgasta, los huesos pueden rozar entre sí causando dolor (Fig. 1). La articulación SI es una articulación sinovial llena de líquido. Este tipo de articulación tiene terminaciones nerviosas libres que pueden causar dolor crónico si la articulación se degenera o no se mueve correctamente.

dolor en la parte baja de la espalda por encima de las nalgas en ambos lados

El dolor en la región lumbar y de las nalgas suele estar causado por pequeñas lesiones en los músculos y ligamentos de la zona lumbar. Entre las causas se encuentran las lesiones deportivas, estar de pie o sentado durante periodos prolongados, una mala postura, levantar objetos en posiciones incómodas y un estilo de vida sedentario. Una lesión discal (prolapso coloquialmente conocido como “hernia discal”) en la zona lumbar puede ejercer presión sobre los nervios de la columna vertebral, lo que puede provocar dolor en las nalgas y las piernas (ciática). La artrosis o una patología más grave en la columna vertebral también pueden provocar un dolor de tipo referido en las nalgas y las piernas.
Su médico de cabecera o fisioterapeuta determinará primero la naturaleza de su dolor y su aparición. Esto es importante para ayudarles a determinar la causa del problema y establecer un diagnóstico de trabajo. Intentarán determinar cómo empezó el dolor, por ejemplo, si se trata de una lesión concreta o si el dolor se ha ido desarrollando a lo largo de semanas o meses. Si los síntomas que describe no pueden explicarse por una causa mecánica, es decir, por una lesión o un problema de sobrecarga, o si hay otros problemas médicos relacionados con su dolor, es posible que le remitan a otras investigaciones, como una radiografía, una resonancia magnética, una tomografía computarizada, una prueba de densidad ósea o un análisis de sangre. En la mayoría de los casos no es necesario realizar más investigaciones, ya que la mayoría de los casos de lumbalgia se incluyen en el apartado mecánico, y normalmente pueden ser tratados por su fisioterapeuta y su médico de cabecera.