Dolor debajo de la rodilla lado interno

Dolor debajo de la rodilla lado interno

Dolor en la parte interior de la rodilla al dormir

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Para diagnosticar el dolor de rodilla, primero hay que elaborar una historia clínica detallada, en la que se indiquen los detalles del dolor, como qué se siente (por ejemplo, dolor agudo o ardor), dónde se localiza (por ejemplo, delante o detrás de la rodilla), cuándo empezó (por ejemplo, gradual o repentinamente) y si hubo algún traumatismo reciente (por ejemplo, un golpe en la rodilla).
En definitiva, comprender la causa exacta del dolor de rodilla es fundamental para que usted y su médico formulen un plan de tratamiento eficaz, que optimice el alivio de los síntomas y la recuperación de la función normal.
Además, hay fuertes ligamentos y tendones que mantienen unidos estos huesos, así como cartílagos bajo la rótula y entre los huesos para amortiguar y estabilizar la rodilla. Los daños o enfermedades que afectan a cualquiera de estas estructuras pueden provocar dolor.

Dolor en la parte interna de la rodilla sin hinchazón

La rótula y el fémur forman la articulación patelofemoral. La rótula se asienta en un surco a lo largo de la parte delantera del fémur, y se desliza a través del surco cuando la rodilla se dobla y se endereza. Si la rótula no se desliza suavemente en este surco del fémur por diversas razones, puede producirse dolor y lesiones (véase más adelante).
La tibia y el peroné forman dos articulaciones, una en la parte exterior de la rodilla (la articulación tibiofibular proximal) y otra en el tobillo (la articulación tibiofibular distal). Estas articulaciones conectan los movimientos de la rodilla y el tobillo, y el peroné se desliza hacia delante y hacia atrás cuando la rodilla se dobla y se endereza.
Los cuádriceps son los músculos de la parte delantera del muslo. Este grupo muscular está compuesto por el vasto lateral (por fuera), el vasto medial (por dentro), el vasto intermedio (por debajo) y el recto femoral (por arriba). Las cuatro partes se conectan en un tendón que envuelve la rótula. Este tendón continúa por debajo de la rótula para conectarse con la tibia. Estos músculos extienden, o enderezan, la rodilla.
Los isquiotibiales son los músculos de la parte posterior del muslo. Este grupo muscular está compuesto por el bíceps femoral (exterior), el semimembranoso y el semitendinoso (interior). Los tres comienzan en un tendón común unido a la tuberosidad isquiática de la pelvis (huesos del asiento). El semimembranoso y el semitendinoso se conectan a la tibia en la parte interior de la pierna, y el bíceps femoral se conecta a la parte superior del peroné en la parte exterior de la pierna. Estos músculos flexionan, o doblan, la rodilla.

Qué causa el dolor en la cara interna de la rodilla

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
El dolor en la parte interna o externa de la rodilla es común, y varias condiciones diferentes pueden ser las culpables. Lea más sobre las numerosas causas posibles del dolor en la parte lateral de la rodilla y sobre los tratamientos disponibles para sus síntomas.
La parte interna o medial de la rodilla contiene una gran variedad de huesos, ligamentos y estructuras de tejido blando, todo ello contenido en una zona relativamente pequeña. Por ello, el dolor en esta zona de la articulación puede ser difícil de diagnosticar.
La osteoartritis (OA) en la rodilla se produce cuando el cartílago liso y resbaladizo que recubre el extremo del hueso del muslo (fémur) y el hueso de la parte inferior de la pierna (tibia) comienza a adelgazar y deteriorarse. Cuando esto ocurre, aumenta la fricción en la articulación y se altera el movimiento normal de la rodilla. Este aumento de la fricción también puede hacer que se desarrolle hueso nuevo dentro de la articulación, limitando aún más su rango de movimiento.

Dolor en la parte interna de la rodilla al doblar

Las bursas son pequeños sacos gelatinosos que se encuentran en todo el cuerpo, incluso alrededor del hombro, el codo, la cadera, la rodilla y el talón. Contienen una pequeña cantidad de líquido y se sitúan entre los huesos y los tejidos blandos, actuando como cojines para ayudar a reducir la fricción.
La bursitis del pie anserino es una inflamación de la bursa situada entre la tibia y los tres tendones del músculo isquiotibial en la parte interior de la rodilla. Se produce cuando la bursa se irrita y produce demasiado líquido, lo que hace que se hinche y ejerza presión sobre las partes adyacentes de la rodilla.
La bursitis suele desarrollarse como resultado del uso excesivo o de la fricción y el estrés constantes en la bursa. La bursitis del pie anserino es frecuente en los deportistas, sobre todo en los corredores. Las personas con artrosis de rodilla también son susceptibles.