Ejercicios para la ciática

Ejercicios para la ciática

Ejercicios para el dolor de ciática con imágenes

Si usted, o un ser querido, sufre el dolor de la ciática, sabe que conseguir aliviar el dolor ardiente, el entumecimiento y el hormigueo es una prioridad. El dolor del nervio ciático puede aparecer y desaparecer. Suele estar causado por la irritación de las raíces nerviosas, que puede empeorar al estar sentado en un escritorio durante largos periodos de tiempo. La buena noticia es que la gran mayoría de las personas que padecen ciática se recuperan sin necesidad de cirugía. La ciática suele responder bien a los estiramientos musculares, a los cambios de estilo de vida saludables, como caminar suavemente, y también a la pérdida de peso. Tenga en cuenta que siempre debe someterse a una evaluación de cualquier forma de dolor crónico por parte de un profesional médico cualificado antes de comenzar cualquier régimen de ejercicios o estiramientos. El dolor puede ser un indicador de una enfermedad subyacente, que debe ser diagnosticada antes de poder ser tratada.
Comience por sentarse en el suelo con las piernas extendidas frente a usted. Doble suavemente una pierna, colocando el tobillo por encima de la parte superior de la otra rodilla. Inclínese cuidadosa y lentamente hacia delante, dejando que la parte superior del cuerpo se acerque al muslo. Mantén esa postura durante el mayor tiempo posible. Intenta mantener la posición durante 15-30 segundos antes de cambiar de lado. Esto permite que los músculos de la parte inferior de la espalda y las piernas se estiren, lo que puede aliviar la presión de los nervios.

10 ejercicios para la ciática

Es importante ser consciente de tu cuerpo y prestar atención a tu forma mientras haces ejercicio. Siente el ritmo de tu respiración para mejorar tu concentración. Cuando estés atento, te distraerás del dolor y la ansiedad de la ciática. Asegúrate de seguir correctamente los pasos del ejercicio y de utilizar una postura correcta para evitar más lesiones.
Es esencial comprometerse con una rutina de ejercicios regular si tienes ciática. El ejercicio puede ayudar a mejorar la salud de los músculos y las articulaciones de la columna vertebral y a nutrir los discos vertebrales3-5, reduciendo así la presión sobre las raíces del nervio ciático. Si hace ejercicio a diario, los síntomas de la ciática pueden mejorar a corto plazo y es posible que tenga menos recurrencias con el tiempo.
Hable con su médico si sus síntomas no mejoran y/o empeoran con el ejercicio, lo que puede indicar una lesión más grave en su(s) raíz(es) del nervio ciático. Un médico puede diagnosticar y tratar con precisión la causa subyacente de su ciática.

Ejercicios de tronco para la ciática

La mayoría de la gente sabe lo que significa la ciática: un dolor en la parte baja de la espalda que se irradia hacia abajo, hacia la nalga izquierda o derecha, hacia la pierna y, a veces, hasta el pie. En algunos casos, el dolor puede ser insoportable y, aunque resulte difícil de creer, la ciática suele desaparecer en tres meses con un tratamiento conservador. Ese “tratamiento conservador” al que nos referimos aquí son terapias no invasivas que se pueden realizar en la comodidad de su propia casa.
Las 5 terapias caseras para la ciática que se indican a continuación son buenas opciones para las personas que han comenzado a experimentar recientemente el dolor del nervio ciático o cuyo dolor no es grave, pero le insto a obtener la aprobación de su médico antes de probar cualquiera de estos tratamientos caseros. Si llevas varias semanas con ciática o tienes un dolor debilitante en la parte baja de la espalda y en las piernas, deberías consultar a tu médico.
Puede parecer poco natural hacer ejercicio cuando se tiene dolor, pero las investigaciones sugieren que descansar demasiado puede agravar los síntomas de la espalda y las piernas. En su lugar, incorpora ejercicios suaves a tu día a día para aliviar la ciática. La clave está en la suavidad: El ejercicio no debe ser doloroso ni extenuante. Un paseo alrededor de la manzana (sí, ya sé que no es en casa, pero está lo suficientemente cerca) es un gran ejemplo de actividad física que mantiene su columna vertebral fuerte sin hacer ningún daño adicional. Además de fortalecer la columna vertebral (por ejemplo, los ejercicios para el tronco, una columna vertebral más fuerte protege mejor contra el dolor), el ejercicio desencadena la liberación de endorfinas para reducir la percepción del dolor.

Ejercicios para la ciática que hay que evitar

Hay 4 ejercicios para la ciática que su especialista de la columna vertebral puede recomendar para ayudarle a reducir el dolor del nervio ciático causado por la enfermedad degenerativa del disco: inclinación de la pelvis, rodilla hacia el pecho, rotaciones de la parte inferior del tronco y extensiones de brazos y piernas a cuatro patas. Cada ejercicio de bajo impacto se muestra en vídeos narrados y se proporcionan instrucciones escritas para ayudarle a afinar su programa de ejercicios caseros para la ciática.
Los músculos abdominales y de la columna vertebral son componentes esenciales del sistema de soporte de la columna vertebral, que -anatómicamente- puede compararse con su corsé espinal interno. Estos 4 ejercicios de bajo impacto, cuando se realizan correctamente y bajo la dirección de su especialista en columna vertebral, pueden ayudar a fortalecer su columna vertebral y aumentar su flexibilidad y rango de movimiento. Aunque no se pueden detener los efectos de la enfermedad degenerativa del disco (por ejemplo, la causa de la protuberancia o la hernia discal), el ejercicio puede ayudar a fortificar los componentes estructurales de la columna vertebral que pueden reducir el dolor y acelerar la curación.
Le instamos a no realizar ninguno de estos ejercicios sin obtener primero el consejo de su especialista en columna vertebral. Sea cual sea su nivel de forma física, recuerde que incluso los atletas profesionales mejor entrenados hacen ejercicio bajo la dirección de su médico, fisioterapeuta u otro experto sanitario.