Flexion de rodilla de 90 grados

Flexion de rodilla de 90 grados

Flexión de rodilla de 120 grados

Después de una operación de prótesis de rodilla, es probable que usted y su equipo asistencial se fijen en una medida crucial durante la ReHab: la amplitud de movimiento. El aumento de la amplitud de movimiento no sólo indica que está progresando en su recuperación, sino que indica a su fisioterapeuta y a su cirujano una serie de cosas. Alcanzar los hitos de la amplitud de movimiento (ROM) indica que la rigidez ha mejorado, que la inflamación ha disminuido, que se puede controlar el dolor, que la inflamación está bajo control y que no hay infección.
Si llega a las marcas de 2, 6 y más semanas sin mejoras notables en la flexión de la rodilla (una medida clave de la amplitud de movimiento), el equipo médico se lo tomará muy en serio. Mejorar la amplitud de movimiento desde el principio es necesario si quiere que su rodilla artificial se mueva de forma natural, sin rigidez y que soporte la actividad diaria sin dolor.
El Dr. Frisch añade a la conversación sobre el dolor: “Un problema que encuentro a menudo en los pacientes que tienen dificultades para lograr su amplitud de movimiento es que su dolor no está bien controlado. Esto no significa que necesiten más analgésicos opiáceos. Significa que puede necesitar pasar más tiempo con su cirujano diseñando un protocolo de dolor que funcione bien para usted para maximizar sus resultados. Esto podría consistir en añadir medicamentos adicionales, cambiar ciertos medicamentos o simplemente ajustar el horario y la dosis de esos medicamentos para tratar más adecuadamente su dolor y permitirle maximizar su terapia.”

Grados de flexión de la rodilla

Después de una operación de prótesis de rodilla, es probable que usted y su equipo asistencial se fijen en una medida crucial durante la ReHab: la amplitud de movimiento. El aumento de la amplitud de movimiento no sólo indica que está progresando en su recuperación, sino que indica a su fisioterapeuta y a su cirujano una serie de cosas. Alcanzar los hitos de la amplitud de movimiento (ROM) indica que la rigidez ha mejorado, que la inflamación ha disminuido, que se puede controlar el dolor, que la inflamación está bajo control y que no hay infección.
Si llega a las marcas de 2, 6 y más semanas sin mejoras notables en la flexión de la rodilla (una medida clave de la amplitud de movimiento), el equipo médico se lo tomará muy en serio. Mejorar la amplitud de movimiento desde el principio es necesario si quiere que su rodilla artificial se mueva de forma natural, sin rigidez y que soporte la actividad diaria sin dolor.
El Dr. Frisch añade a la conversación sobre el dolor: “Un problema que encuentro a menudo en los pacientes que tienen dificultades para lograr su amplitud de movimiento es que su dolor no está bien controlado. Esto no significa que necesiten más analgésicos opiáceos. Significa que puede necesitar pasar más tiempo con su cirujano diseñando un protocolo de dolor que funcione bien para usted para maximizar sus resultados. Esto podría consistir en añadir medicamentos adicionales, cambiar ciertos medicamentos o simplemente ajustar el horario y la dosis de esos medicamentos para tratar más adecuadamente su dolor y permitirle maximizar su terapia.”

Flexión de 90 grados de la cadera

Se modificó el método para obtener una radiografía de vista posteroanterior de la rodilla a 90 grados de flexión (vista epicondilar) y se estableció un método para obtener una radiografía de vista anteroposterior a 120 grados de flexión (vista de flexión profunda). Con este método, los sujetos se acuestan en la mesa de radiografía con los muslos colocados en un dispositivo para que la parte inferior de las piernas cuelgue en rotación neutra con un peso de 1,5 kg fijado al tobillo. El ángulo de la separación articular y la anchura del espacio articular medial y lateral se midieron en las radiografías de la vista epicondilar y de la vista de flexión profunda en 20 sujetos masculinos normales, 20 sujetos femeninos normales y 20 sujetos después de una ATR.
El espacio articular era casi rectangular en dos ángulos de flexión en los sujetos normales. En las rodillas implantadas, el ángulo de separación era de 1,4 grados en varo +/- 3,3 grados (media +/- desviación estándar), y no se encontraron diferencias significativas entre las anchuras del espacio articular medial y lateral a 90 grados de flexión. En cambio, el ángulo de separación era de 2,5 grados en varo +/- 2,5 grados y la anchura del espacio articular lateral era significativamente mayor que la del espacio articular medial a 120 grados de flexión (P < 0,001). El ángulo de separación era más varo con una diferencia significativa en las rodillas implantadas que en los sujetos normales a 120 grados de flexión (P < 0,001).

Flexión de rodilla de 90 grados después de la cirugía de acl

A lo largo de la recuperación de la artroplastia de rodilla, es probable que esté controlando, obsesionado y midiendo una cosa: la amplitud de movimiento. Lo más probable es que su médico y fisioterapeuta le den hitos de amplitud de movimiento que deberá alcanzar y lo más probable es que no sea fácil conseguirlo. Hay que trabajar para recuperar la flexión de la rodilla (doblar), la extensión (enderezar), la aducción (movimiento hacia la mitad del cuerpo), la abducción (movimiento lejos de la mitad del cuerpo) y las rotaciones (hacia dentro y hacia fuera). No es algo que ocurra de la noche a la mañana.
Al pensar en la amplitud de movimiento (ROM), nos viene a la mente el irritante dicho “si no hay dolor, no hay beneficio”. Para alcanzar sus objetivos de amplitud de movimiento después de una operación de prótesis de rodilla, tendrá que trabajar con algo de dolor y dedicarse a mejorar. Además de trabajar a la vieja usanza, hay cosas que puede hacer para acelerar y mejorar la amplitud de movimiento de su rodilla después de la operación. Siga leyendo mientras le guiamos por las mejores cosas que puede hacer después de la operación de prótesis de rodilla para alcanzar sus objetivos de amplitud de movimiento.