Poses de yoga para uno

Poses de yoga para uno

Asana

La flexibilidad podría describirse fácilmente como la bendición y la maldición del yoga. Por el lado de la bendición, el aumento de la flexibilidad es un beneficio enorme: promueve el rango de movimiento y la salud de las articulaciones que ayudan a prevenir el dolor de espalda, los daños por uso repetitivo y las lesiones deportivas.
Sin embargo, el yoga es mucho más que flexibilidad. De hecho, las personas que llegan al yoga con mucha flexibilidad deben tener cuidado de no precipitarse en las posturas avanzadas sólo porque pueden hacerlo. A menudo, necesitan trabajar su fuerza para complementar toda esa flexibilidad, construir músculos de apoyo y asegurarse de que están practicando una alineación segura.
El miedo a la flexibilidad o, más concretamente, la falta de flexibilidad, también aleja a mucha gente de la yogasfera (¡maldición!). Es un error común pensar que hay que ser flexible por naturaleza para intentar hacer yoga. Así que vamos a disipar ese mito ahora mismo. Grita esto a los cuatro vientos: El yoga no está reservado para las personas que ya son muy flexibles.
Si tienes las caderas, los isquiotibiales, las pantorrillas, los hombros, lo que sea, el yoga es exactamente lo que necesitas. La flexibilidad no es un requisito previo; es un resultado. La persona que se toca la nariz con las rodillas no gana (en el yoga). La persona que mejora su flexibilidad de forma segura con el tiempo gana (en la vida).

Hatha yoga

Aunque llevo casi tres décadas practicando yoga, todavía me siento atraído una y otra vez por las posturas “fáciles”. He jugado con posturas más avanzadas, pero las posturas y prácticas básicas para principiantes parecen ofrecer los mayores beneficios a largo plazo con el menor riesgo. Sin necesidad de una fuerza o flexibilidad sobrenaturales, podemos movilizar y lubricar nuestras articulaciones, mejorar nuestra postura y equilibrio, estimular la digestión, potenciar la energía, calmar el sistema nervioso y crear concentración y claridad mental, a cualquier edad o etapa de la vida.
Hay un proverbio sánscrito: “Porque la respiración es la vida; si respiras bien, vivirás mucho tiempo en la tierra”. La sabiduría occidental está de acuerdo. No parece importar si utilizamos la respiración diafragmática (también llamada respiración abdominal o del vientre), la respiración profunda de la caja torácica o una técnica específica de pranayama: las investigaciones sugieren que la respiración lenta y profunda puede desencadenar la “respuesta de relajación”, ralentizando la respiración y el ritmo cardíaco, reduciendo la presión arterial, calmando la digestión, mejorando la energía y reduciendo el estrés y el dolor percibido. Y lo que es mejor, esta herramienta está al alcance de todos r

Comentarios

Como principiante en el yoga, puede que te sientas abrumado por el número de posturas y sus extraños nombres. Relájate- Estos son los pasos que te pueden ayudar a construir los procesos “lentos y graduales” del yoga y luego rodar en la estera de yoga para el mejor entrenamiento de yoga para principiantes.
Cuanto más practiques el yoga, más conciencia estarás construyendo en tu cuerpo,Lo más importante para un principiante es empezar y luego ser consistente con su práctica, recuerda que la práctica hace el progreso.
A medida que progresas, puedes adoptar posturas más desafiantes, pero es una buena idea mantener las cosas simples cuando estás empezando. Las posturas de yoga para principiantes que se describen aquí son lo suficientemente valiosas como para mantenerte ocupado durante mucho tiempo.
Esta postura le enseña a uno a pararse con majestuosa firmeza como una montaña. La palabra “Tada” significa montaña, de ahí viene su nombre. La Postura de la Montaña es la base de todas las posturas de pie; implica a los principales grupos de músculos y mejora el enfoque y la concentración. La postura de la montaña puede parecer “simplemente estar de pie”, pero hay mucho que hacer.

Posturas de yoga intermedias

Postura del niñoEsta postura calmante es una buena posición de pausa por defecto. Puedes utilizar la postura del niño para descansar y volver a concentrarte antes de continuar con la siguiente postura. Estira suavemente la parte baja de la espalda, las caderas, los muslos, las rodillas y los tobillos y relaja la columna vertebral, los hombros y el cuello.
Sé consciente: Concéntrate en relajar los músculos de la columna vertebral y la zona lumbar mientras respiras.Postura del niñoEsta debería ser tu postura preferida siempre que necesites descansar un momento durante un entrenamiento de yoga.PruébalaPerro mirando hacia abajoEl perro mirando hacia abajo fortalece los brazos, los hombros y la espalda mientras estira los isquiotibiales, las pantorrillas y los arcos de los pies. También puede ayudar a aliviar el dolor de espalda.
Ten en cuenta: Concéntrese en distribuir el peso uniformemente a través de las palmas de las manos y en levantar las caderas hacia arriba y hacia atrás, lejos de los hombros.Perro mirando hacia abajo Esta es una de las posturas de yoga más comunes.  Pruébala. La postura del tablón, un ejercicio muy común, ayuda a fortalecer el núcleo, los hombros, los brazos y las piernas.
Sé consciente de ello: Al hacer la plancha, imagine que la parte posterior del cuello y la columna vertebral se alargan. Esta postura común puede fortalecer el núcleo, los hombros, los brazos y las piernas. Es una buena postura para aprender si quieres trabajar en posturas más avanzadas, como los equilibrios de brazos o las inversiones.