Posturas de yoga sentados

Posturas de yoga sentados

Trikonasana

Siéntate con las piernas estiradas delante de ti, levantando la pelvis sobre una manta si tienes las caderas o las ingles tensas. Exhala, dobla las rodillas, tira de los talones hacia la pelvis, luego deja caer las rodillas hacia los lados y presiona las plantas de los pies.
Acerque los talones a la pelvis tanto como pueda. Con el primer y segundo dedo y el pulgar, agarre el dedo gordo de cada pie. Mantenga siempre los bordes exteriores de los pies firmemente apoyados en el suelo. Si no es posible sujetar los dedos de los pies, sujete cada mano alrededor del tobillo o la espinilla del mismo lado.
Siéntese de forma que el pubis, por delante, y el coxis, por detrás, estén equidistantes del suelo. El perineo estará entonces aproximadamente paralelo al suelo y la pelvis en posición neutra. Apoye el sacro y los omóplatos en la espalda y alargue el torso por delante a través de la parte superior del esternón.
Para comprender la liberación de las cabezas de los huesos de los muslos, doble dos mantas y coloque una debajo de cada muslo externo, apoyando los muslos unos centímetros por encima de su máximo estiramiento. A continuación, coloque un saco de arena de 3 kilos en la parte interna de cada ingle, en paralelo al pliegue entre el muslo y la pelvis. Suelte las cabezas de los muslos para alejarlos del peso y deje que se hundan en las mantas. No utilice los sacos a menos que los muslos estén apoyados.

Sukhasana

Las posturas sentadas del yoga incluyen posturas rectas y con las piernas cruzadas, pliegues hacia delante y giros. Este tipo de posturas son apropiadas para practicantes de todos los niveles, con el uso de accesorios según sea necesario para promover una alineación segura. Puedes hacerlas para relajarte al principio de una sesión de yoga, pero probablemente podrás profundizar más si las revisas hacia el final de tu práctica después de haber generado algo de calor con las posturas de pie.
Las posturas sentadas son ideales para mejorar la flexibilidad al estirar las piernas (isquiotibiales, cuádriceps y pantorrillas), la espalda y los músculos que rodean la pelvis, también conocidos como caderas. Sentarse en el suelo proporciona una posición de estabilidad que facilita la apertura del cuerpo, pero no es cómodo para todos. Si te resulta difícil sentarte con la espalda recta, prueba a poner una manta doblada, un cojín o un bloque bajo el trasero. Elevar las caderas suele ayudar a que la columna vertebral se alinee de forma más sostenible.
Beneficios: Mejora la conciencia postural, abre las piernas, el pecho y los hombros. Ideas para la alineación: Probablemente hayas oído decir que la Postura de la Montaña es la piedra de toque de la alineación para muchas de las posturas de pie del yoga. La Postura del Bastón es el equivalente para las posturas sentadas: una línea base de alineación. Al igual que la Montaña, parece aparentemente sencilla pero requiere una gran atención a los detalles.

Perro

Las posturas sentadas son aquellas asanas que comienzan con el individuo sentado. Estas asanas incluyen Padmasana, Mudrasana, Ardha Matsyendrasana, Vajrasana, Supta Vajrasana, Kakasana, Kukkudasana, Kurmasana, Akarna Dhanurasana, Paschimottanasana, Purvottanasana, Janu Sirshasana y Eka Pada Sirasana.
Ardha Matsyendrasana o la Torsión Espinal aumenta la elasticidad de la columna vertebral debido a la torsión. Esta asana mejora la salud y el rendimiento del bazo, los riñones y los intestinos son estimulados. Esta asana debe hacerse cuando se está en condición de estómago vacío. Asegúrate de comer al menos cuatro horas antes de la práctica.
La práctica regular de Vajrasna o la postura del diamante será muy beneficiosa para los órganos de la región inferior del abdomen. Esta asana ayuda a mejorar el poder de la digestión es mayor. Se sugiere que, para los pacientes diabéticos a sentarse 10 – 15 minutos en Vajrasana después de cada comida ayudará a mejorar su salud. Se dice que la postura tiene el poder de estimular el páncreas.

Postura sentada en sánscrito

Saltar al contenidoEsta página puede contener enlaces de afiliados, incluidos los de amazon.com. Es posible que recibamos una comisión por las compras realizadas a través de estos enlaces, sin coste adicional para usted. Consulte nuestra Política de exención de responsabilidad para obtener más información.Las posturas de yoga sentadas son adecuadas para practicantes de todos los niveles y ayudan a tonificar el núcleo, así como a promover una mejor postura. Puedes hacerlas al principio de una clase de yoga para calentar el cuerpo, o al final de la clase para enfriarlo.Aunque todas las posturas de yoga son buenas para mejorar la flexibilidad general, las posturas de yoga sentadas son especialmente beneficiosas para la apertura de la parte inferior del cuerpo. Al sentarse, los yoguis se benefician de una mayor estabilidad que facilita la apertura de los músculos de las piernas (isquiotibiales, pantorrillas y cuádriceps), las caderas y los abdominales.Debido a que las posturas de yoga sentadas tienden a ser más suaves que otras categorías de posturas, como las posturas de pie o de equilibrio, éstas son adecuadas tanto para las personas mayores como para los principiantes.Este post cubrirá las posturas básicas de yoga sentadas que se practican más comúnmente en una clase de yoga y proporciona variaciones para estiramientos más suaves. Como es habitual, los nombres en sánscrito de las posturas de yoga aparecen entre paréntesis12 posturas de yoga sentadas para empezar1.  Postura fácil [Sukhasana]La postura fácil o Sukhasana suele ser el punto de partida de muchas prácticas y es una postura básica de yoga sentado. Aunque se trata de una postura muy básica, la Postura Fácil es particularmente