Que es el psoas

Que es el psoas

lesión del músculo psoas

El músculo psoas se une a las vértebras de la columna lumbar y luego cruza el borde exterior de cada pubis (cerca de la pelvis). A continuación, se une al músculo ilíaco en el ligamento inguinal (en la región de la ingle), y finalmente se une al fémur. Los músculos ilíaco y psoas se denominan conjuntamente iliopsoas.
Puedes estar de pie y caminar erguido en parte porque la curva de la parte inferior de la columna vertebral soporta y transfiere el peso sobre ella. El músculo psoas ayuda a crear esta curva, ya que tira de las vértebras lumbares hacia delante y hacia abajo.
El músculo psoas también desempeña otro papel esencial para ayudarte a caminar. Cuando caminas, el cerebro hace que el músculo psoas mueva la pierna trasera hacia delante, iniciando la alternancia entre la pierna delantera y la trasera. Por tanto, cada paso que das con éxito se debe en parte a tu músculo psoas.
Cuando te sientas durante largos periodos de tiempo, el músculo psoas puede estar tenso. Esto, a su vez, puede tirar de la pelvis hacia delante, lo que ejerce presión sobre los discos vertebrales lumbares. Esta presión adicional suele provocar dolor en la parte baja de la espalda.

psoas mayor

Un psoas flexible y dinámico desempeña un papel fundamental en la integración de la salud física y emocional. El miedo causa estragos en la piedra angular de la pelvis. Un psoas crónicamente contraído (bloqueado en la preparación para la respuesta de huida/lucha o congelación) restringe el movimiento y tira de los huesos de la pelvis, comprometiendo no sólo la integridad de la pelvis, sino también el funcionamiento de los órganos y la sexualidad. Además, cualquier tensión dentro de la pelvis se reflejará en la mandíbula y viceversa. Rechinar los dientes es el método propioceptivo del cuerpo para recuperar el equilibrio, la coordinación y el posicionamiento, al tiempo que se mantiene el flujo esencial de líquido sinovial en todo el sistema nervioso central. La cirugía dental, los aparatos de ortodoncia y los accidentes que afectan a la cara, la mandíbula y la cabeza también alterarán la relación coherente entre el cráneo y el sacro.
A. (En el suelo) Posición de reposo constructivo: Descansa sobre la espalda con las rodillas flexionadas y los pies colocados en paralelo, a la misma distancia que la parte delantera de las cuencas de las caderas. Coloque los talones a una distancia aproximada de 16-24 pulgadas de los glúteos. Mantenga el tronco y la cabeza paralelos al suelo. NO empuje ni aplane la columna vertebral ni meta la pelvis. Dedica aproximadamente 20 minutos al día a estar simplemente en Descanso Constructivo. La gravedad libera el músculo iliopsoas, libera el diafragma y ralentiza el sistema nervioso parasimpático. Esta posición proporciona una oportunidad de descanso, aunque dinámica, para observar el fluido interno del núcleo. Sin agenda ni destino, experimenta lo que es. Mientras descansas en esta posición, presta atención a las sensaciones. ¿Qué percibes? ¿Qué sientes? ¿Cuál es la sensación de tus emociones? Fíjate en tus pensamientos, imágenes y ensoñaciones. Vuelve a la sensación. Comienza cada vez con la sensación de peso y la conexión con el suelo. Es posible que empiece a temblar mientras su núcleo se derrite, como si el hielo se desmoronara. Permita que los ojos se abran suavemente y, cuando esté listo, ruede hacia su lado.

¿qué se siente al liberar el psoas?

¿Alguna vez has tenido esa sensación de que tus glúteos no te funcionan? ¿Te preguntas qué es lo que hace que se apaguen como un interruptor de luz y te envíen a los músculos de la espalda? Un psoas tenso podría ser el culpable.
¿Qué es el psoas? Es un músculo súper grueso que se conecta desde tu columna lumbar hasta tu fémur (ver abajo). Su acción principal es la flexión de la cadera (tira de tu torso hacia el muslo) y en segundo lugar, ayuda a la rotación lateral de la cadera.
Es una cosa nuerológica llamada Inhibición Recíproca. Para evitar lesiones, nuestro cuerpo inteligente se asegura de no tener dos músculos opuestos contrayéndose a la vez. Así que cuando un músculo, el AGONISTA, se contrae, envía un mensaje neural al ANTAGONISTA, músculo opuesto, para que se relaje. Los glúteos son el antagonista del psoas. Así que digamos que te sientas mucho, o que te gustan los ejercicios de flexión de cadera (piensa en toes to bar, box jumps, incluso correr), si no se hacen correctamente tensarán tu psoas.
Hay otros problemas posturales que se producen cuando el psoas está crónicamente tenso. Crea una excesiva inclinación pélvica anterior. Mientras que esta inclinación puede mejorar tu botín, aumenta la curva lumbar de la columna vertebral y ejerce presión sobre la columna anterior, apretando los discos lumbares posteriormente.

síndrome del psoas

El músculo psoas forma parte de un gran grupo de músculos llamados flexores de la cadera. Es el principal conector entre el tronco y los miembros inferiores, ya que se origina en las 12 vértebras torácicas y se inserta en el interior del fémur.
Su acción principal es flexionar desde las caderas y tirar de las piernas hacia el pecho, por ejemplo, al subir escaleras. Estos músculos también se utilizan al hacer senderismo, correr, bailar, caminar, sentarse y hacer abdominales. El iliaco y el psoas mayor forman el iliopsoas, que está rodeado por la fascia ilíaca. En conjunto, desempeñan un papel importante en el movimiento y la estabilización de la pelvis.
La tensión del psoas puede provocar espasmos o dolores lumbares al comprimir los discos lumbares, lo que da lugar a problemas posturales, como la lordosis lumbar. Debido al estrés o a la actividad repetitiva, al estar sentado durante largos periodos de tiempo, la contracción constante del músculo psoas limita la amplitud de movimiento de las articulaciones de la cadera y ejerce presión sobre los flexores de la cadera circundantes, provocando un desequilibrio en la pelvis.