Yoga para embarazadas primer trimestre

Yoga para embarazadas primer trimestre

yoga prenatal primer trimestre avanzado

Tanto si tienes un hábito serio de yoga como si acabas de empezar a practicarlo cuando el bebé está en camino, es necesario ajustar tu práctica de yoga al embarazo. Con todos los cambios que experimenta tu cuerpo y ese pequeño bebé que crece en tu interior, tienes que ser inteligente -y segura- cada vez que vayas a la esterilla. Y aunque hay algunas clases de yoga prenatal estupendas, muchas de nosotras ya tenemos una cierta adicción a las clases de yoga o simplemente no podemos encontrar una clase de yoga prenatal que encaje en nuestro horario.
Para ayudarnos a dar sentido a nuestro flujo de embarazo y asegurarnos de que estamos evitando cualquier cosa insegura durante nuestra práctica de yoga, nos dirigimos a la yogui embarazada de Nueva York Anna Gannon. A continuación nos dice cuáles son los 5 movimientos de yoga que hay que evitar durante el embarazo, y nos guía a través de un delicioso giro abierto con estocada baja para embarazadas. Además, mantente en sintonía durante las próximas semanas para ver las posturas de yoga favoritas de Anna para el embarazo, fotografiadas por Ana Schechter.
El yoga aumenta la circulación, lo que ayuda a reducir la hinchazón durante el embarazo. Te ayuda a mantenerte conectada con tu cuerpo y tu respiración, lo que puede ayudarte a sentirte más equilibrada, enraizada y tranquila durante los cambios hormonales que se producen durante el embarazo. Mantiene tu cuerpo fuerte y abierto, preparándote para dar a luz en el futuro.

yoga en el embarazo temprano nhs

Así que estaba muy ilusionada con seguir practicando durante todo el embarazo. No quería pasar directamente a las clases tradicionales de yoga prenatal y supuse que, dado que el yoga es de tan bajo impacto y modificable para diferentes niveles de forma física, no tendría que cambiar demasiado para seguir con mis clases habituales.
Cuando la clase hacía ejercicios de abdominales o cualquier cosa con la barriga hacia abajo, miraba a mi alrededor de forma incómoda y luego me sentaba de nuevo en la postura del niño. Cuando todo el mundo se giraba en un ángulo lateral o en una postura de silla retorcida, me quedaba paralizada en la postura en la que estaba. Al principio, cuando aún no estaba muy avanzada y apenas se me notaba, me sentía aún más fuera de lugar cuando las compañeras me miraban con extrañeza preguntándose por qué estaba tan desubicada.
Para la serie de ejercicios prenatales de esta semana, me he unido a mi amiga, la encantadora instructora de yoga Shayla Quinn, para compartir con vosotros seis de las principales posturas de yoga que hay que evitar durante el embarazo y lo que podéis hacer en su lugar.
En cuanto veas un bulto, o más allá del primer trimestre, debes dejar de hacer ejercicios que requieran que te gires a lo largo de la línea media. El bebé está tratando de crecer ahí y no quieres obstaculizar su espacio.

¿puede el yoga provocar un aborto espontáneo?

El yoga prenatal es una forma estupenda de mantenerse activa durante el embarazo. Es suave y de bajo impacto, y ofrece beneficios físicos y mentales. Sigue leyendo para saber más sobre esta forma de ejercicio durante el embarazo, incluyendo qué posturas son seguras durante el embarazo y cómo empezar a practicar yoga prenatal.
Karisa Ding es una escritora y editora de salud independiente con experiencia en contenidos sobre preconcepción, embarazo y crianza. Madre de dos hijos, Ding disfruta apoyando a los nuevos y futuros padres proporcionándoles la información que necesitan para el viaje que les cambiará la vida. Ding vive en San Francisco con su familia.

vinyasa yoga primer trimestre

En este punto, hay dos respuestas comunes. Algunos profesores de yoga te dirán que suspendas tu práctica de yoga hasta después de la semana 12. Otros responderán que no hay ningún problema en que continúes tu práctica de yoga con normalidad.
Más del 80% de los abortos espontáneos se producen en el primer trimestre, por lo que es un periodo muy delicado. La mayoría de ellos están completamente fuera del control de la madre. La mayoría de ellos se producen por problemas genéticos.
Decir a las estudiantes que no hagan yoga durante el embarazo es una cuestión de seguridad. Básicamente, nadie quiere ser culpado de un aborto espontáneo. Incluso si no tuviera nada que ver con el yoga (y según los datos anteriores, en la mayoría de los casos no es así).
Sin embargo, en el momento en que informas a tu profesor de yoga de que estás embarazada, le pasas cierta responsabilidad. Esperas que te guíe de forma segura en tu práctica y que te ofrezca modificaciones cuando sea necesario. Lamentablemente, no todos los profesores saben cómo hacerlo.
Sin embargo, si tienes en cuenta los cambios que se producen en tu cuerpo y modificas tu práctica, deberías poder seguir practicando yoga. A menos, claro está, que tu médico o matrona te lo desaconsejen.